From ashes to ashes

Just another WordPress.com weblog

… coast to coast…

Vaya que el baúl de recuerdos se tardó en abrirse, hace 8 meses desde aquél primer intento de plasmar sentimientos con palabras, ha pasado demasiado como para poder ser resumido en unas cuantas líneas; aún así, por terquedad y ejercicio catártico lo intentaré de nuevo…
4 meses en la playa, trabajando un promedio de 16 hrs al día, disfrutando de la fiesta un promedio de 20 hrs diarias, contactando con sensaciones y emociones un promedio de 24 hrs al día. Fue una experiencia singular, irrepetible y casi podría decir que completa. Viví intensamente, sin duda, conocí una cantidad incontable de personalidades, experimenté sensaciones nuevas y reviví algunas otras. Aislado de la cotidianeidad envuelto en una rutina de excesos. Regresaron vicios viejos, nunca aparecieron nuevos, lazos de amistad congelados y espectantes, mientras unos nuevos se forjaban, intensidad es la palabra que describiría esos primeros 4 meses del 2010.
Pero, como es una constante en mí desde que tengo uso de memoria, las palabras de despedida siempre llegan, el contrato terminó, la distancia ayudó a que terminaran ciertas relaciones y el tiempo decidió que era momento de terminarse para una pequeña viejecita.
Proyectos nuevos, aterradores como tentadores, viajes fugaces, eventos deportivos que fungieron como pretexto infalible del abrazo y la convivencia. Esperar…. esperar y seguir esperando.
Ahora, a 3 días de volver a emprender la partida, hacia la otra costa, primero fue el Caribe; ahora toca al Pacífico. Un nuevo reto, tanto personal como profesional… ahora si es momento de dejar “Neverland” para crecer, asumir las responsabilidades que corresponden y seguir buscando pretextos para no ser correspondido. Uno nunca está preparado para recibir el torrente emocional como es debido, puede confundirse y anclar los sentimientos en la persona equivocada, o simplemente no echar raices en el momento que debería de ser, uno nunca sabe.
Este torbellino de emociones está acabando conmigo, espero que para dar paso a algo nuevo, y no simplemente remover los miedos de sus recónditos escondites. Espero, y no como promesa, poder retomar esta costumbre escribana, aun cuando se que no existen lectores que osen adentrarse a este laberinto de palabras.
Hasta pronto y bienvenido…. palabras contrarias que definen mi sentir.
Song of the moment: “Same night sky” by 2amClub

sand to sand

Desde el aeropuerto hasta hace unas escasas 6 hrs, es el primer momento que tengo a solas y despierto; de eso ha pasado ya una semana. Misma semana que por momentos siento que ha sido un mes y en algunos otros he sentido que son escasos minutos. Ha habido de todo, desde aventuras culinarias hasta conversaciones con un espejo del futuro. Pasó Navidad, la primera que paso lejos de familia y amigos y la primera que ha despertado ese espíritu navideño en mí, regalar y provocar tantas sonrisas es algo que no puede describirse.  Desconozco el lugar del que me salen las fuerzas en las piernas para, después de perseguir y escapar de niños con globos llenos de agua disfrazado de Grinch a las orillas del mar, pueda todavía regresar a bailar y hacer sonreir a los adultos. Es impresionante. Compañeros de trabajo agradables, en quienes se nota el cansancio detrás de esa sonrisa ya tatuada por el tiempo. Un compañero de cuarto que decidió regalarme chocolates por el hecho de que sea para él lo más cercano a un familiar.

No puedo decidirme por una canción en específico que defina este año, ha sido de una explotación musical, ritmos y letras bombardearon cada una de mis experiencias y momentos.

En el ocaso de este año, no he dejado de aprender. Sin duda fue un año de aprendizaje, de crecimiento, sin duda con algunas pinceladas de dolor, de despedidas, de desequilibrios, pero un gran año sin duda. Debo aprovechar para agradecer a todas aquellas personas que formaron parte de él. A los que han estado de manera ininterrumpida, por aquellos que van y vienen, a los nuevos y a los que ya se despidieron. Gracias a todos por dejarme descubrirlos y por ayudarme a descubrirme, sigo en ese proceso.

No puedo escribir sin un dejo de nostalgia recordando todo aquello que hice o que no alcancé a hacer, todo aquello que dije o que callé,  pero sin duda me quedo con todo lo bueno, lo que me sorprendió. Dejaré alguna nota después.

Nick Jonas & the administration – Who I Am

… dust to dust…

Habiendo tenido un blog anterior que terminó por convertirse en un cuento después de algún hechizo a media noche, heme aquí retomando esa curiosa costumbre de escribir; si, una vez más por sugerencia de terceras personas. Si, una vez más intentando vencer en esa lucha contra la incongruencia, el insensato balbucear y la temporalidad emocional. A días de emprender una aventura más y a años luz de aventurarme de más, en mi mente se agrupan el conjunto de letras que formaron alguna vez las palabras “si no amas intensamente no vives intensamente”, de vez en vez se difuminan, dejando ver sólo polvo.  Desempolvar recuerdos es ahora una tradición e intencionalmente buscaré que el mar se los lleve, que los castillos que construya sean de esa arena perdurable y la constante ensoñación se convierta en realidad. Porque las cenizas hablan de lo que algún día quemaron y al soplar del viento no son más que polvo esperando jamás convertirse en  torbellino. Bienvenidos todos a este intento de vivir intensamente, aquello del amor intenso será un paulatino descubrimiento.

Song of the Moment: A lot to learn – Goot

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.